miércoles, 25 de febrero de 2009

La Colonia de la Prensa

Un doce de enero de 1913 Alfonso XIII colocaba la primera piedra de lo que por entonces constituía en España la primera ciudad de los periodistas. Pionera en lo que se refiere a construcciones basadas en régimen de cooperativas, esta colonia debe su origen a la necesidad de urbanizar los terrenos existentes entre los dos Carabancheles, el Alto y el Bajo.

En aquellos años Carabanchel era un pueblo que aún no se había anexionado a Madrid (lo hizo en abril de 1948), y servía como zona de descanso para todas aquellas familias acomodadas que estaban saturadas del bullicio de la capital y necesitaban cambiar de aires. Construida por el arquitecto López Blanco, a iniciativa de un grupo de periodistas autodenominado "Los cincuenta", la Colonia estaba formada por chalés con jardín con un toque modernista, construidos cada uno de ellos a gusto de los propietarios.

A nuestros días sólo han llegado algunas de estas edificaciones, y así entre las calles Época, El Siglo Futuro y Diario la Nación, tres periódicos de entonces, aún puedes descubrir numerosos detalles que te permiten hacerte una idea de como fue este lugar en sus momentos de esplendor. De todos ellos sobresale el arco de la puerta de entrada a la Colonia. Allí entre dos construcciones similares a las garitas de los cuarteles, una vistosa marquesina nos indica el nombre de la Colonia.

El que no haya llegada de forma íntegra a nuestros días se debe principalmente a que Carabanchel durante la Guerra Civil fue uno de los frentes más activos, por lo que las bombas y obuses hicieron mella en muchas de las edificaciones existentes.

A esto hay que sumarle que durante las décadas de los cincuenta y sesenta, la capital experimentó un gran crecimiento poblacional lo que provocó que se derribaran algunas de los chalés que a duras penas sobrevivían, y se construyeran en esos terrenos los tradicionales, y menos vistosos, bloques de viviendas.

Aunque en la década de los ochenta se rehabilitaron algunas de las construcciones antiguas, esta zona ya nunca ha recobrado la pujanza que tuvo antaño aunque continúa siendo un lugar en el que se respira tranquilidad. Parece como si el arco de entrada hiciera de muro de contención al trajín cotidiano de Madrid que está representado por las vecinas calles de Eugenia de Montijo y Avenida de los Poblados en las que los coches, los atascos y los ruidos son el pan nuestro de cada día.

11 comentarios:

  1. El año pasado pasé muchas veces por allí y me preguntaba qué era aquello, ni me fijé en el cartel de la entrada..qué curioso...gracias pro contarlo!!

    ResponderEliminar
  2. disculpa todo este tiempo que no te comenté, como siempre interesantes tus entradas, este edificio es harto bonito.
    saludos!

    ResponderEliminar
  3. He oído hablar de ella mil veces pero no sé si alguna vez he paseado por allí.

    Nunca es tarde.

    Me gustó. Bsos!

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno tu artículo sobre esta Colonia, no la conocía, y me ha encantado descubrirla.

    ResponderEliminar
  5. Interesantisimo, no tenía ni idea de que existia esta colonia y mucho menos de su historia.

    ResponderEliminar
  6. Interesantisimo. Tengo que pasearme por ese Madrid que conozco tan poco. ¡Me encanta que nos cuentes las historias!. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Antes pasaba a diario por la entrada de la colonia, y si que es verdad que parecía como la entrada a otro tipo de ciudad, mucho más relajada... buen post.

    ResponderEliminar
  8. Es un sitio precioso. Extraña que haya logrado sobrevivir a la especulación.

    ResponderEliminar
  9. Habré pasado por allí unas cuantas veces...sin mirar(las prisas)
    Me has obligado a visitarlo...afortunadamente.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  10. Tengo la suerte de haber conocido el lugar cuando buscaba piso y ahora vivo allí, con vistas a muchos de los edificios que salen en las fotos. Este barrio creo que ahora está protegido para evitar su pérdida, aunque es una lástima que se reduzca ya tan solo a apenas media docena de calles.
    Animo a todo el mundo que lo conozca puesto que es un lugar único en la ciudad.

    ResponderEliminar
  11. Y yo que vivo al lado, no sabía tanta historia¡¡ paso todos los días por ahí y voy por sus calles, siempre me he imaginado que sería algo así, una zona tranquila,y distinta a las "gandes" calles perpendiculares a ella.
    Gracias¡ ahora lo miraré distino

    ResponderEliminar

DIME QUE PIENSAS