Mostrando entradas con la etiqueta arte en la calle. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta arte en la calle. Mostrar todas las entradas

sábado, 23 de noviembre de 2013

Encerrado en la ventana



La foto está tomada en la zona de Lavapiés. No sé por qué pero al tomarla me recordó al microrrelato "El jorobado" de Ana María Matute

 El Jorobado El niño del guiñol estaba siempre muy triste. Su padre tenía muchas voces, muchos porrazos, muchos gritos distintos, pero el niño estaba triste, con su joroba a cuestas, porque el padre lo escondía dentro de la lona y le traía juguetes y comida cara, en lugar de ponerle una capa roja con cascabeles encima de la corcova, y sacarlo a la boca del teatrito, con una estaca, para que dijera: "Toma, Cristobita, toma y toma", y que todos los niños se riesen mucho viéndole." 

jueves, 21 de noviembre de 2013

miércoles, 17 de abril de 2013

La fachada de Taboó


Las fotos se corresponden con la fachada de Taboó, sala de conciertos situada en el número 23 de la calle San Vicente Ferrer. (si deseas información de la sala pincha aquí)


En este mismo local estuvo anteriormente la mítica sala "Elígeme" uno de los locales de referencia de la movida madrileña.



lunes, 11 de marzo de 2013

La Fuentecilla en un camión


Las dos primeras fotos están tomadas en la Plaza Vara del Rey, mientras que La Fuentecilla se encuentran en la calle Toledo.






sábado, 26 de enero de 2013

Arte, gusto y legalidad


(La foto está tomada en la calle Alameda)

Texto que aparece en la foto:
No hace falta que te guste para que sea arte.
No hace falta que sea legal para que sea arte.
No hace falta que sea arte para que te guste.


jueves, 17 de enero de 2013

Ama lo que haces


Este dibujo lo puedes encontrar nada más comenzar la calle Huertas (según bajas a la derecha). El dibujo está firmado por Boa Mistura (“buena mezcla” en portugués) un colectivo de cinco artistas urbanos cuya obra se desarrolla principalmente en la calle. Este es otro de esos ejemplos en los que la pintura "callejera" sirve para mejorar el paisaje urbano.




miércoles, 16 de marzo de 2011

Las paredes de Madrid se llenan de caras

Basta con un paseo de poco más de una hora, por la zona de Lavapiés y Embajadores principalmente, para comprobar cómo las paredes de la ciudad están llenas de todo tipo de dibujos. Ayer me dio por buscar imágenes de caras -no sé por qué- y es curioso, pero iban apareciendo por todos los sitios. Para algunos será arte urbano, para otros una forma de ensuciar de la ciudad. Os dejo con algunas de las que ayer encontré y después de verlas que cada uno decida.

viernes, 27 de marzo de 2009

Esto no es Bélmez

En noviembre de 1971 fue noticia en todos los periódicos del país el caso de las Caras de Bélmez. Una mujer de este pueblo de Jaén, María Gómez Cámara, aseguraba que en el suelo de su cocina aparecían manchas con forma de rostro humano. Posteriormente esas manchas fueron poblando toda la casa, y hoy día casi cuarenta años después continúan los debates entre los partidarios de que allí se producían fenómenos paranormales, y los que afirman que todo ha sido un gran fraude.

Si vas caminando por la Plaza de San Ildefonso es inevitable que te encuentres con un edificio que se encuentre en proceso de rehabilitación. Si te paras frente a él e intentas observar a través de sus ventanas semitapiadas podrás descubrir que en la pared del fondo aparece una cara humana. En este caso no hay ni poltergeist, ni engaños de ningún tipo ya que la presencia de ese rostro tiene su explicación. Se trata de un retrato de unos 10 metros, realizado a carboncillo por el artista cubano Jorge Rodríguez Gerada, en el que aparece un chaval con el pelo largo, vecino del barrio.

Sorprendentemente el proyecto ha contado con el apoyo de la inmobiliaria encargada de la obra. Con este proyecto llamado Identidad, el artista pretende reflejar de forma temporal a la gente del barrio. Lógicamente el dibujo desaparecerá cuando finalmente se construyan los pisos proyectados, y es que como el autor afirma él intenta mostrar "obras efímeras que visitan un lugar para luego marchar, pero quedándose en la memoria de las personas".

Si tenéis tiempo ya sabéis, merece la pena.

jueves, 30 de octubre de 2008

Las vacas invaden Madrid

A pesar de que el pasado domingo cientos de ovejas paseaban por las calles de Madrid en la fiesta de la trashumancia, la fiebre ganadera en la capital comenzó unos días atrás. Y es que el pasado día 18, junto al Newton de Dalí, se instaló un establo en el que descansan más de un centenar de vacas.

Tumbadas, pastando o de pie, la función de estas vacas de fibra de vidrio, es la de servir como soporte para que tanto artistas profesionales como aficionados llenen de color su amplia superficie. Los temas los elige el autor, quedando sólo excluidos los que traten sobre discriminación, sexo o política.

Finalizada la fase de pintura, las vacas se distribuirán por los distritos de Retiro, Salamanca y Centro para ser contempladas por el público (a partir del 16 de enero y hasta el 21 de marzo). Posteriormente las vacas seran subastadas y los ingresos obtenidos se destinarán a proyectos benéficos.

Todo esto se engloba en el llamado "CowParade" proyecto creado en Zurich por el director artístico Walter Knapp y su hijo, el escultor Pascal Knapp. En 1998 modelaron unas 800 vacas que distribuyeron por las zonas más comerciales de la ciudad, siendo la iniciativa todo un éxito. Posteriormente el empresario Peter Hanig organizó el evento en Chicago en 1999 y lo convirtió en todo un fenómeno que ya se ha paseado por ciudades de los cinco continentes.

Para financiar el proyecto es necesario la imprescindible ayuda económica, que en este caso se consigue con el patrocinio de distintas empresas. Abonando 12.000 euros las empresas consiguen apadrinar una vaca, y a cambio se benefician de la publicidad y de las distintas actividades relacionadas con el evento.

Entre las entidades colaboradoras en Madrid está la Fundación del Hospital Universitario Infantil del Niño Jesús, lugar en el que se instalará el denominado "Hospital de Vacas". Allí se enviarán todas aquellas vacas que sufran daños durante la exposición, y así además de reparar los daños sufridos, se les ofrecerá a los niños ingresados la posibilidad de colaborar con este taller artístico.

Según los organizadores, desde su creación el "CowParade" ha puesto en las calles de más de cincuenta ciudades unas 5.000 vacas que en total han proporcionado unos 13 millones de euros para obras benéficas en todo el mundo. Así que ya sabéis si queréis ver como las vacas se van preparando y poniendo guapas para su próxima puesta en escena teneís una cita a la que no podéis faltar. Si no podéis acudir tendréis que esperar hasta que salgan a escena, a partir de entonces todos nos haremos un poco hinduistas y acudiremos a adorarlas.

sábado, 4 de octubre de 2008

Las mujeres de Lobo

La escultura de Baltasar Lobo llega a Madrid de la mano de la Obra Social de Caja Duero. Tras visitar Valladolid, Sevilla y Lisboa, la obra del artista zamorano (Cerecinos de Campos, 1910-París, 1993) se podrá disfrutar hasta el 10 de diciembre en el Paseo del Prado.












En la exposición se exponen dieciséis bronces realizados por el autor entre 1962 y 1991. Sinceramente no conocía a este artista por lo que he debido indagar un poco para saber quién es y en qué consiste la exposición. Parece ser que su obra se desenvolvió a lo largo de casi cincuenta años sin apenas variaciones, siendo el cambio más signifciativo la evolución del artista hasta llegar a unas formas cada vez más abstractas en las que se reducen las formas a lo más esencial.












Las formas de mujer son características de su obra y también de la exposición que nos llega. La mujer y más concretamente la maternidad han sido temas que comenzó a realizar después de la guerra civil, para intentar simbolizar la forma de dar vida como contraste a la muerte. Baltasar Lobo disfrutó observando a las mujeres por encima de todo, y así a través de los gestos y de los estados de ánimo que veía, fue llenando su obra. Las mujeres aparecen en su obra sentadas, recostadas, acurrucadas, jugando con su hijo o simplemente absortas en su mundo.












Este es otro caso de otro autor que no ha sido profeta en su tierra, ya que su carrera ha sido sobre todo reconocida fuera de España. De ideas anarquistas, Baltasar Lobo debe abandanonar España tras el final de la Guerra Civil hacia el exilio francés. Ya en París, malvivió hasta que por suerte pudo entrar en contacto con Pablo Picasso que le brindó todo su apoyo por lo que obra sufrió el espaldarazo necesario para ser conocida por el público.