sábado, 23 de noviembre de 2013

Encerrado en la ventana



La foto está tomada en la zona de Lavapiés. No sé por qué pero al tomarla me recordó al microrrelato "El jorobado" de Ana María Matute

 El Jorobado El niño del guiñol estaba siempre muy triste. Su padre tenía muchas voces, muchos porrazos, muchos gritos distintos, pero el niño estaba triste, con su joroba a cuestas, porque el padre lo escondía dentro de la lona y le traía juguetes y comida cara, en lugar de ponerle una capa roja con cascabeles encima de la corcova, y sacarlo a la boca del teatrito, con una estaca, para que dijera: "Toma, Cristobita, toma y toma", y que todos los niños se riesen mucho viéndole." 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DIME QUE PIENSAS