domingo, 29 de noviembre de 2009

Arreglos del corazón

"Todos los dias al levantarnos nos arreglamos el cabello, ¿por qué no el corazón?"

Esta foto está tomada en la Plaza de la Cebada.

sábado, 28 de noviembre de 2009

Sabor madrileño

Neil Orman con su “Sabor Madrileño” ha sido el ganador de la primera edición del concurso de cortos "Madrid Dares You". Organizado por Turismo Madrid este certamen busca promocionar la ciudad de Madrid en el el mercado estadounidense y para ello se decidió que fueran ellos mismos los encargados de realizar los cortometrajes: Madrid para los americanos, contado por los americanos. Los elegidos fueron cinco estudiantes de cine de la escuela Tisch School of Arts.

Así define su corto el ganador:
"Esta película es sobre mi experiencia con los madrileños y su comida. He disfrutado viendo cómo la gente se toma su tiempo con la comida, tanto en su preparación como en la degustación. Me ha fascinado el contraste entre la rica tradición y las nuevas técnicas culinarias. Me ha sorprendido lo mucho que les gusta la carne a los madrileños. Lo que más he disfrutado ha sido conocer por el camino a varios personajes, desde el carismático restaurador Lucio al innovador chef Paco Roncero. Aquí la comida es excelente pero lo que de verdad me haría volver son los personajes como los que he conocido"


Si quieres ver el corto ganador así como el de los otros cortos participantes, pincha en este enlace.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Lo que el aire se llevó

"Palabra de señor de Madrid y pedo de fraile se lo lleva el aire"
(Refrán popular)

Existe otra versión que dice:
"Amor de monja y pedo de fraile todo es aire"

En este caso os dejo a vosotros que dejéis vuestras interpretaciones. Seguro que no tienen desperdicio.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Carta de una molécula de oxígeno

Vivir en una gran ciudad tiene innumerables ventajas de eso no hay duda, pero lógicamente también tiene sus inconvenientes. Uno de ellos tiene que ver con la porquería que respiramos día tras día (sobre la que comemos ya hablaré en otra ocasión). Por desgracia se nos olvidó hace ya tiempo cuál es el significado de aire puro, y a pesar de que el alcalde asegura que Madrid cumple con todos los requisitos de la legislación española y europea respecto a la calidad del aire, y sus niveles de contaminación son como los de otras ciudades europeas esto sólo nos recuerda a lo de "mal de muchos..."

A pesar de que uno de los mayores problemas de polución lo genera el tráfico, los gobiernos municipal, regional y nacional, siguen sin encontrar la tecla que pueda paliar este problema. Es más, cada dos por tres se inauguran nuevas autovías o se desdoblan otras ya existentes por lo que el problema se agrava cada vez más. Ayer, leyendo el periódico 20 minutos, me encontré con una Carta al Director que refleja perfectamente la situación en la que nos encontramos.

Eva Pérez Rodríguez
Carta de una molécula de oxígeno
Estimado señor alcalde: soy una partícula de oxígeno y le escribo porque no tengo con quien jugar. No crea que soy clasista ni nada de eso. No tengo problemas a la hora de mezclarme con el óxido nítrico, los azufres o las partículas de ozono que pululan libremente en su atmósfera.

El problema es que, de un tiempo a esta parte, cada vez me cuesta más encontrarme con mis congéneres. He buscado bajo la boina que cubre su ciudad, pero el dióxido que lo ocupa todo no me deja ver más allá de mis narices.

Así que al final opté por buscar en un pulmón humano.
Y entre nitratos,monóxido y otras sustancias cancerígenas mel levaron a un hospital, donde ¡al fin! comprendí qué había pasado con el oxígeno en esta urbe. ¡Lo guardan todo en botellas!

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Hay que trasladar los ministerios a Alpedrete

Hoy es el autor del blog Recuerdos a olvidar el que contesta a las diez preguntas sobre Madrid. En su blog, catálogo del absurdo contemporáneo, nos ofrece su personal mirada de todo lo que nos rodea. Allí recoge todos aquellos rótulos, letreros, y carteles curiosos que puedes encontrarte cada día. Aquí le dejo tres de los míos por si le sirven para su colección.


1. ¿Qué te seduce y qué te hastía de Madrid?
Siempre he dicho que lo mejor de Madrid es que ninguno de sus habitantes somos de allá, que nada más poner los pies en Madrid ya puedes -si quieres- ser madrileño. A diferencia de cualquier otra ciudad española nunca nadie te pregunta a la primera ¿de dónde eres? ni ¿cuanto tiempo llevas en Madrid?
Me hastía EL RUIDO tremendo que puede llegar a generar un grupo de tres personas en un bar, me hastía la gente que habla por el móvil a gritos en el bus o en el metro, me hastían las motos sin escape en verano (cuando tienes las ventanas abiertas) y cito a Forges en uno de sus chistes más "fuertes" al paso de un motorista "Mira, un hijoputa montado encima de un pedo".

2. ¿Qué le falta y qué le sobra a Madrid?
Obviamente a Madrid lo que le falta es mar (creo que todo el mundo contestará lo mismo).
Le sobra ser el manifestódromo de las Españas ¿qué culpa tenemos nosotros? ¡que se lleven los ministerios a Alpedrete o a Santurce o a Casteldefels, me da igual!

3. ¿Qué edificio, monumento, escultura es el que más te gusta de Madrid? ¿Hay alguno al que le tengas especial antipatía?
Mmm... difícil: la Plaza Mayor me parece muy bella. Uno de los más desconocidos que me parece realmente hermoso es el de Isabel la Católica que está en el jardín del Museo de Ciencias Naturales; el de Ramón Gómez de la Serna (también bastante poco conocido) en Las Vistillas y el Dólmen de Dalí en Felipe II.
Antipáticos me resultan todos aquellos que parecen "muñecos": el Velázquez en la esquina de Juan Bravo, y la cabeza de D.Juan de borbón en el Parque delas Naciones y la cabeza de Goya en la calle idem que son del mismo "artista"de la oligaquía aristocrática matritense y al que condenaría a desmontar el Valle de los Caídos piedra a piedra con los dientes.

4. ¿Qué medio de transporte utilizas para moverte por Madrid?
Tanto mis pies como el metro (que conociendo los de otras partes del mundo, me parece un gran metro)

5. ¿Cómo definirías el cielo de Madrid?
Velazqueño.

6. ¿Cuál es la canción que para ti describe mejor esta ciudad?
La de Sabina "pongamos que hablo..."

7. ¿Madrid, Atleti o ninguno de los dos?
Ninguno de los dos porque no soy futbolero, pero ya que me preguntas, como ciudadano, odio los hooligans nazis del Fondo Sur porque los he sufrido y creo que son la escoria de nuestra ciudad. Cuando los veo me gustaría ser Travis el de la peli Taxi Driver.

8. ¿Gallardón, Aguirre o ninguno de los dos?
Lamentablemente ninguno de los dos porque me gustaría tener un alcalde enamorado de nuestra ciudad (como tiene BCN) y también lamentablemente no tengo alternativas que ofrecer

9. ¿Cuál es tu zona favorita para ir de cañas o vinos?. ¿Cuál es tu restaurante favorito?
Para ir de cañas Lavapiés.
En cuanto al restaurante me quedo con los del Viuda de Vacas que han reabierto en la calle del Águila, en la Paloma.

10. ¿Cuál es tu barrio favorito de Madrid?
Me encanta la ruta Lavapiés-Huertas-Chueca-Malasaña que la paseo a menudo en este orden y que en realidad considero un todo que es "el Centro".

Estas respuestas llevan la paradoja añadida de que ahora te hablo a unos 11.000 km de Madrid, y que quizás en mi viaje se estén distorsionando algunas de mis visiones de esa ciudad que me ha acogido durante 40 años. Un saludo desde Chile!

lunes, 23 de noviembre de 2009

Ballenato, el gentilicio de los madrileños

El poner motes a todo aquel que se mueve es una tradición que, por suerte o desgracia, se mantiene a día de hoy. Por ejemplo, en el pueblo de mis padres hay más gente que es conocida por sus apodos que por sus verdaderos nombres. En Madrid el apodo más conocido es el de gatos, pero hubo un tiempo en el que los que por aquí vivían recibían el nombre de ballenatos.

Aunque a muchos ni les suene, si consultas el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua verás que la definición que nos da de ballenato es “hijo de la ballena” o natural de Madrid. Este gentilicio burlesco era utilizado hace muchos siglos por los habitantes de otras provincias para referirse a los madrileños, y si hacemos caso a lo que ha llegado a nuestros días, su origen hay que buscarlo en una historia ocurrida en el Manzanares.

Parece ser que un comerciante que trasnportaba una gran carga de vino sufrió un accidente que provocó que la carga que llevaba fuera a parar al río. Las cubas que trasnportaba fueron navegando por el río, y en su trayecto fueron divisadas por unos ciudadanos que comenzaron a exclamar “una va llena, una va llena”. No hizo falta nada más, esas tres (o dos) palabras fueron suficientes para que la noticia corriera y llegara a todos rincones de Madrid. Como siempre suele ocurrir, en ese "correveidile" se confundió el mensaje y lo de “una va llena” pasó a “una ballena”.

Según se propagaba la noticia, el tamaño del cetáceo crecía más y más. Al final se decidió acabar con él por lo que los más valientes prepararon una estratagema para darle caza. Cuando la "pescaron" la sorpresa no pudo ser mayor, y es que resultó que la terrible ballena que cazaron era la inofensiva albarda de un burro. Este hecho acabó siendo la comidilla de toda la ciudad durante mucho tiempo, y desde entonces los vecinos de otras provincias cada vez que tenían que vengarse de alguna ofensa cometida por los madrileños, les recordaban a éstos su valerosa hazaña. Con el paso de los años este apodo se ha ido perdiendo, y de hecho hoy ya casi nadie lo conoce.

viernes, 20 de noviembre de 2009

El paraíso de los navajeros

"Por orden facultativa compre en esta casa".
"Soy Viñas el perfumista, figura destacada en el soñador mundo del perfume".
"Señora, caballero, si aquí hace sus compras será afortunado".
"Perfumes de fantasía a granel".

Todos estos carteles, y muchos otros, se suceden sin parar en la pequeña fachada de este establecimiento situado en la calle Atocha 62, justo en la confluencia con el Pasaje Doré. Se trata de la Cuchillería Comercial Viñas, un lugar en el que junto a frascos de colonia de la de toda la vida, puedes encontrarte con el mayor surtido de tijeras, navajas, cuchillos, machetes, y similares de todo Madrid.

En sus pequeños escaparates y en los pocos metros que tiene el local nos encontramos con un verdadero santuario a los objetos punzantes, que habría hecho las delicias de todos aquellos quinquis que aparecían en las peliculas de los directores Eloy de la Iglesia o José Antonio de la Loma o de bandoleros de la talla de Luis Candelas o el Tempranillo.

Este paraíso de los afiladores y de los amantes del pachuli, administrado por un matrimonio ya entrado en años, es uno de los pocos locales castizos que por suerte aún sobrevive al empuje imparable de los ciudadanos chinos y su obsesión por copar todos los pequeños comercios de Madrid. Merece la pena darse una vuelta por allí y recordar parte de ese Madrid que día a día se va perdiendo.

"Las tijeras que hacen su felicidad".
"Su salud depende del dentífrico con el que limpie su dentadura. Consúltenos".
"Esta casa es de fama internacional con sus navjas, tijeras y cuchillos de temple especial".


miércoles, 18 de noviembre de 2009

Madrid es la tierra de las oportunidades

Hoy responden Dirty Clothes al cuestionario sobre Madrid. Tras este nombre se "esconden" Isaí y Carlos, encargados de hacernos pasar un buen rato con sus múltiples ocurrencias en su blog Dirty Clothes clean at home. Allí encontrarás un poco de todo, aunque destacan sobre todo el cómic en el que nos muestran los avatares que le suceden en el día a día a la Familia Rufianes, así como distintos cortometrajes realizados por ellos en los que el surrealismo es el protagonista principal. Un poco de humor para alegrarnos la cara, que falta nos hace.


1. ¿Qué te seduce y qué te hastía de Madrid?
Nos seduce la tierra de oportunidades que representa, donde puedes llegar siendo nadie y labrarte tu propio camino. Además, su vida cultural, sus bares, su marea de gente cosmopolita…
Nos hastía el tiempo que te roba en transportes –sobre todo si no se tiene ningún libro a mano-, que podría estar más cuidada, su tráfico… Madrid es una ciudad a la que un día amas con locura y al día siguiente echas pestes sobre ella.


2. ¿Qué le falta y qué le sobra a Madrid?
Le sobran zanjas, andamios, contaminación y velocidad.
Le falta un poco más de tranquilidad y de tiempo. Además, para quien viene de una tierra rodeada de agua, le falta mar.


3. ¿Qué edificio, monumento, escultura es el que más te gusta de Madrid? ¿Hay alguno al que le tengas especial antipatía?
Nos gustan los cuatro rascacielos de reciente construcción y las Torres Kio que vemos todos los días.
No hay ningún edificio que nos provoque especial antipatía. Quizás, por decir alguno, el pináculo que están construyendo en Plaza Castilla.


4. ¿Qué medio de transporte utilizas para moverte por Madrid?
Entre semana el metro es lo más rápido, los fines de semana el autobús -en tiempo de ocio intentamos no viajar bajo tierra- o el coche -una vuelta por la M30 nunca está mal-.

5. ¿Cómo definirías el cielo de Madrid?
Cielo azul eléctrico salpicado de hormigón y azoteas.

6. ¿Cuál es la canción que para ti describe mejor esta ciudad?
Sin suda, cualquiera de las de Sabina. Por ejemplo, ‘Pongamos que hablo de Madrid’.

7. ¿Madrid, Atleti o ninguno de los dos?
Ninguno de los dos.
Tiramos más para los equipos de la tierra –Las Palmas o el Burgos Club de Fútbol – y si no, ¡Visca Barça! ;P


8. ¿Gallardón, Aguirre o ninguno de los dos?
Ni los malos son tan malos ni los buenos tan buenos. No nos creemos a ninguno.

9. ¿Cuál es tu zona favorita para ir de cañas o vinos? ¿Cuál es tu restaurante favorito?
La Latina, Santo Domingo o Plaza de España, en cualquiera de sus bares que acompañan la caña con un buen pincho –especial mención al bar Los Amigos-.
Y no tenemos ningún restaurante favorito, cualquiera que te dé de comer bien a un precio asequible. Preferimos ir cambiando e investigando; ¡que no sea por bares en la capital¡


10. ¿Cuál es tu barrio favorito de Madrid?
No nos van los barrios pijos como Salamanca o Chamberí.
Nos gusta mucho nuestro barrio, Tetuán, que lo tiene todo: comercial, castizo, intercultural, auténtico… además de todo tipo de bares y tiendas. Al mismo le dedicamos nuestro último corto: La Pluriempleada.


lunes, 16 de noviembre de 2009

El ventanuco de Catalina

Echemos la vista atrás y retrocedamos unos cuantos siglos. Muy cerca de la calle Segovia vivía en una vieja casa Catalina González. Digo vieja casa aunque si la comparamos con las que hoy conocemos, de casa sólo tenía eso, el nombre. Era Catalina una muchacha bella que derrochaba simpatía y desparpajo por los cuatro costados. Se dice que en el barrio, e incluso en buena parte de la ciudad, era conocida como la Panderetera, no se sabe si por su destreza con la pandereta o por su alegría innata.

Dentro de su modesta casa su lugar preferido para dejar correr las interminables horas del día, era un ventanuco que daba a la calle. Allí sentada podía ver a todos los que pasaban, y observándolos soñaba despierta imaginando un futuro mejor. Su belleza no pasó desapercibida y lógicamente pronto se corrió la voz. Así, todos los hombres al pasar por la ventana hacían un obligado parón y se quedaban embobados disfrutando de los encantos de Catalina.

Llegó el día en el que allí se arremolinaban tantos hombres que tenían que ir haciendo cola para pasar frente al ventanuco. Como no podía ser de otra forma este hecho llegó pronto a los oídos de las mujeres y éstas montaron en cólera. Catalina sufrió en la calle distintos ataques de mujeres celosas, y se dice qe incluso en una ocasión intentaron quemar su casa. Por causas naturales o artificiales, Catalina murió al poco tiempo, pero sin embargo la "romería" al ventanuco no terminó. Los vecinos afirmaban que al llegar la noche el rostro de la joven allí aparecía e incluso los había que juraban y perjuraban que algunos que habían entrado a la casa después de morir la joven, nunca más salieron. La casa no volvió jamás a ser habitada y con el tiempo fue derruida.

La leyenda acaba aquí y la verdad es que siempre que la he leído me ha hecho pensar. La duda está servida: ¿fue Catalina asesinada por alguna mujer despechada?. ¿Las mujeres de los "pandereteros" eran celosas porque sí o tenían motivos fundados para serlo?. ¿Catalina sólo dejaba ver su bello rostro, o aquel ventanuco era el precedente de lo que es hoy el barrio rojo de Amsterdam?. Sea como fuere que cada cual disfrute como quiera o pueda y arreglemos los problemas de celos en casa, y no en casa ajena.

viernes, 13 de noviembre de 2009

El río imperfecto

"Madrid es un pueblo defectuoso, pequeño, con las aceras estrechas y perpetuamente levantadas. Ni siquiera tiene un río digno de ese nombre. Hubo un alcalde que quiso darle esa apariencia, lo canalizó, lo represó y lo sembró con unas docenas de patos y ánades que amanecieron a la semana descalabrados y muertos a cantazos. Cada día desaparecen media docena de casas viejas y levantan en su lugar otras horribles, pero algunos pocos seguramente no lo cambiaríamos ya por ninguna otra ciudad, por hermosa que fuese. Ni siquiera París"

Andrés Trapiello, escritor.

Si en Madrid hay algo que se ha menospreciado a lo largo de los años es sin duda el río Manzanares. Está claro que difícilmente aguanta la comparación con otros ríos vecinos, como el Sena o el Danubio, pero la culpa creo que no es suya, sino de los gobernantes, que uno sí y otro también han decidido darle de lado a lo largo de la historia.

Desde el reinado de Felipe II se pensó en hacerlo navegable, aunque las ideas siempre quedaban sólo en eso, ideas. En el siglo XVII fue cuando todo esto tuvo más opciones de acabar siendo una realidad, ya que en 1668 los ingenieros Carlos y Fernando de Grunemberg, presentaron un proyecto realmente serio. La respuesta recibida de la Junta encargada de estudiar el caso no pudo ser más contundente: "Si Dios hubiese deseado que este río fuese navegable, con sólo un fiat lo hubiese realizado, y sería atentatorio a los derechos de la Providencia mejorar lo que ella, por motivos inescrutables, había querido que quedase imperfecto..."

Por no ir contra los designios divinos tendremos que conformarnos con disfrutar de su imperfección, confiando pese a todo en que algún mandamás se acuerde alguna vez de él. Y ya que no puede ser perfecto al menos que se consiga dignificarlo por el bien suyo y el de los demás. La imperfección también es bella.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Si vienes a Madrid, eres de Madrid

Hoy es Laura, autora del blog De Madrid al cielo, la que responde el cuestionario sobre Madrid. Es un placer para mí que Laura aparezca también por aquí ya que cuando comencé con el blog, hace ya casi dos años, De Madrid al cielo fue uno de mis blogs de referencia. Aquí quedan las respuestas de alguien que sabe cómo respira Madrid.

1. ¿Qué te seduce y qué te hastía de Madrid?
Me entusiasma la luz de Madrid y sus atardeceres, pero sobre todo lo que más me gusta de Madrid es que es de todos, es una ciudad muy cercana. Y no sólo por aquello de «si vienes a Madrid, eres de Madrid», o porque nadie te pregunte de dónde vienes, sino por cómo la criticamos sin compasión. No es perfecta, no es una diva como París u otras capitales más místicas: Madrid es muy nuestra. Creo que por eso me gusta tanto.
Me hastía lo mal planteada que está la red de transportes y los problemas de tráfico que tienen las principales avenidas. Son fuente constante de cabreo para todos los madrileños cada mañana... imagínate lo contentos que viviríamos sin tanta mala leche.

2. ¿Qué le falta y qué le sobra a Madrid?
Le falta mar.
Le sobran obras. Estoy de acuerdo en que tiene que haberlas si queremos mejorar la ciudad, pero se hacen de manera caótica y, a veces, gratuita. Es frecuente encontrarse patas arriba la misma calle en poco tiempo.

3. ¿Qué edificio, monumento, escultura es el que más te gusta de Madrid? ¿Hay alguno al que le tengas especial antipatía?
Me encanta el Templo de Debod y el parque que lo rodea. Es una maravilla de lugar y los madrileños somos muy afortunados de poder disfrutar de un monumento así en nuestra ciudad.
Hay muchas esculturas geniales, y la verdad es que no tengo predilección por ninguna. Una que me gusta mucho es la de la chica de la calle Pez. Está recostada contra la pared, llevando un libro en la mano derecha. Es muy romántica.

4. ¿Qué medio de transporte utilizas para moverte por Madrid?
Lo que más uso es el Metro: soy sufrida usuaria de la Línea 6, aunque desde las obras de este verano está bastante mejor.

5. ¿Cómo definirías el cielo de Madrid?
Es fantástico, en el sentido literal de la palabra. Cuando está azul, el color es tan intenso que parece que duele, y hasta cuando hay nubes es muy luminoso. Sin embargo, lo más fascinante del cielo de Madrid son sus atardeceres rosas, morados y naranjas. Me encantan.

6. ¿Cuál es la canción que para ti describe mejor esta ciudad?
Hay tantas... para mí la más emblemática es «Pongamos que hablo de Madrid», de Sabina.

7. ¿Madrid, Atleti o ninguno de los dos?
¡Aupa Atleti! La verdad es que hace unos años que no sigo tanto el fútbol como antes, pero iba a veces al campo de pequeña con mi padre y me lo pasaba bomba. Y el espíritu atlético siempre me ha tocado la fibra sentimental. Eso no significa que me alegre de cuando pierde el Real Madrid, ojo, aunque sí que chincho a mis compañeros madridistas cuando hay ocasión, como está mandado :)

8. ¿Gallardón, Aguirre o ninguno de los dos?
Respeto mucho a Gallardón: creo que es un hombre elegante e inteligente, y un buen alcalde. Sin embargo, no comparto sus ideas políticas ni su gestión en muchos puntos importantes. No le he votado nunca y no creo que lo haga en el futuro. Nos importan cosas diferentes.
De Aguirre no se me ocurre nada bueno que decir.

9. ¿Cuál es tu zona favorita para ir de cañas o vinos?. ¿Cuál es tu restaurante favorito?
La verdad es que no suelo beber, pero me encantan las pequeñas tascas y las cuevas que hay alrededor de Sol.
Los restaurantes que más me gustan son, irónicamente, los de comida extranjera: chinos, japoneses, italianos, etc.

10. ¿Cuál es tu barrio favorito de Madrid?
Argüelles. Es el barrio donde me crié, y además mi familia paterna ha vivido en él desde los años 20. Es un barrio cargado de historia que ha ido evolucionando muchísimo con el paso de los años. Ahora confluyen en él universitarios (de todos puntos de España pero también del extranjero), inmigrantes y también personas mayores que han vivido en Madrid toda su vida. Esa mezcla es muy interesante, y también muy madrileña.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Un trozo de Berlín en Madrid

Era 1989. La noche del jueves, 9 de noviembre, al viernes, 10, la Alexandarplatz hervía. Ahora sí, era el momento. No había marcha atrás, el Muro iba a ser historia. Por fin el muro de la vergüenza o muro de protección antifascista, dependiendo de qué Alemania hablara, tenía las horas contadas. Picos, martillos, y en la mayoría de los casos, simplemente las manos, fueron suficientes para acabar con 28 años de represión y vergüenza. Sin necesidad de derramar sangre al fin Alemania, y también Europa, eran un poco más libres.

A pesar de que pasados veinte años este hecho no ha traído todos los beneficios que esperaban los ciudadanos del Este, la frontera de cemento que separó durante tantos años a miembros de la misma familia forma parte de la historia. Hoy todavía quedan unas cuantas levantadas por distintos puntos del planeta, pero si esta cayó tarde o temprano las demás caerán.

A pesar de hay mucha gente que lo desconoce, en el Barrio de Ciudad Jardín se encuentra el Parque de Berlín, y en él descansa un pedazo de ese hecho histórico. Y es que en este parque, inaugurado en 1967 por el entonces alcalde de Berlín, Willy Brandt, existe una fuente dedicada al Derribo del Muro de Berlín.

Desde 1990 hay allí tres trozos de uno de los muros más pintarrajeados del mundo. Las pintadas que nos tocaron podemos aún observarlas, a pesar de que un concienzudo empleado municipal intentó acabar con ellas en su momento. El empeño que mostró este trabajador tenía su explicación, y es que al día siguiente el entonces alcalde Alvarez del Manzano inauguraba el monumento.

El trabajador, deseoso de no quedar mal ante tan importante cita decidió dejar aquel monumento como los chorros del oro y para ello debía eliminar los dibujos que habían realizado algunos gamberros en el silencio de la noche. Por suerte otro funcionario, con algo más de miras estuvo al quite, e hizo desistir al modélico funcionario de su acción.

Además del muro allí nos encontramos con un oso, otro de los símbolos de Berlín, y que desde 1280 está en el escudo de la ciudad. La última referencia a Alemania la encontramos con un busto del incomparable Ludwig van Beethoven, que se encuentra colocado sobre un piano.

Hoy, los niños corren y juegan por el parque ajenos al pasado, mientras que los mayores, enfrascados en sus partidas de brisca, tute y mus, prefieren no pensar en toda la historia que les rodea, sabedores de que en su caso las discusiones políticas no trajeron nada bueno.

Victor Manuel le dedicó en 1984 una canción a este parque, y aquí quedan algunas de esas estrofas. Ojalá alguna vez podamos hablar de un mundo en el que los muros y las fronteras sean sólo parte del pasado y de las canciones.

Mirándose indiferente
la gente se pierde en la oscura ciudad
en cada esquina la vida
te sale al encuentro, la puedes tomar

Cuando se muere la tarde
y agosto parece abrazarte, Madrid
Te buscaré entre las sombras del jardín
Parque Berlín

En el estanque la luna
prendida a un nenúfar empieza a llorar
Junto a Beethoven y el oso un cisne agoniza de felicidad
Cuando se muere la tarde...

viernes, 6 de noviembre de 2009

La calle Desengaño

Hoy retrocedemos hasta el siglo XVI y vamos a parar hasta una calle estrecha y oscura en la que dos apuestos caballeros, Jacobo Gratii "el Caballero de Gracia" por un lado y el príncipe Vespasiano de Gonzaga por otro, intentan aclarar un lío de faldas. Estamos en una época en la que de poco sirve hablar ya que todo queda mucho más claro y convicente cuando la que habla es la espada. El duelo está servido.

Cuando el combate está en su punto álgido un suceso inesperado provoca que las espadas de los contendientes se detengan. Atónitos observan como delante de sus narices, una dama, cubierta con un velo, corre despavorida. Tras ella un zorro intenta darle alcance. Sin dudarlo un momento los espadachines salen corriendo para defender a la dama. La disputa sigue hasta en este punto ya que ambos intentan ser el primero en socorrer a la mujer por si acaso sacan algún beneficio personal con ello.

Unos instantes después alcanzan a la dama. Tras despistar al zorro, la mujer descansa apoyada en una tapia, intentado recuperar el aliento. Tras acercarse, su sorpresa no puede ser mayor, oculto tras el velo descubren que realmente la dama hace tiempo que ha dejado de estar en el reino de los vivos, ya que su cara está momificada. Sin poder evitarlo los donjuanes exclaman al unísono: ¡Qué desengaño!

Historia o leyenda, este es el origen del nombre de la calle Desengaño, conocida actualmente por otro tipo de duelos y otra clase bien distinta de amores. Paralela a la Gran Vía, lo que puedes encontrarte aquí nos hace recordar en ciertos sentidos la historia anterior. La diferencia es que las espadas han sido sustituidas por navajas y cascos de botellas, y las damas momificadas son ahora mujeres en venta, que apoyadas en los portales, esperan que el "guapo" de turno decida darse un homenaje con ellas.

Creo que el nombre de Desengaño recoge perfectamente el sentimiento de muchas de las que allí trabajan con su cuerpo. Desengaño al ver como los sueños que traían cuando cruzaron el estrecho o recorrieron media Europa, han quedado sepultados en esta triste calle. Desengaño el de aquellas, que aún naciendo aquí, han visto como la suerte no estuvo de su parte cuando más a necesitaron. Y cómo no, desengaño también el de todos los vecinos de la zona, que comprueban como una vez más el Ayuntamiento se olvidó de ellos.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Madrid es una mezcla de culturas

Llegan hoy hasta aquí las respuestas de José María, autor del blog Tapapedia, en el que podrás encontrar todos aquellos sitios de la capital en los que merece la pena hacer un alto en el camino y sentarte a disfrutar de sus tapas o menús. Lo que diferencia a este blog de otros que tratan la misma temática, es que aquí todos los locales que aparecen tienen una cosa en común, su precio más que asequible. Por ello si no sabéis donde ir a cenar este fin de semana, y vuestra economía no está muy boyante, podéis pasar por su blog porque es más que posible que allí tengáis la solución.


1. ¿Qué te seduce y qué te hastía de Madrid?
Me seduce su mezcla de culturas que nos acerca otros paises.
Me hastían las prisas.

2. ¿Qué le falta y qué le sobra a Madrid?
Le falta una playa desierta.
Le sobra la gente arrogante.

3. ¿Qué edificio, monumento, escultura es el que más te gusta de Madrid? ¿Hay alguno al que le tengas especial antipatía?
Lo que más me gusta es la Gran Vía con vistas al edificio Capitol.
Sin embargo le tengo especial antipatía al horrible cartel del Corte Inglés que se ve desde La Puerta del Sol.
4. ¿Qué medio de transporte utilizas para moverte por Madrid?
El metro.

5. ¿Cómo definirías el cielo de Madrid?
Es un cielo con personalidad propia.

6. ¿Cuál es la canción que para ti describe mejor esta ciudad?
Sabina tiene varias...

7. ¿Madrid, Atleti o ninguno de los dos?
Me quedo con los dos.

8. ¿Gallardón, Aguirre o ninguno de los dos?
Gallardón, creo que engloba mejor las distintas opiniones que tiene esta ciudad.

9. ¿Cuál es tu zona favorita para ir de cañas o vinos?. ¿Cuál es tu restaurante favorito?
Para las cañas Chueca o el Centro.
Para ir a comer elijo Shila, un delicioso restaurante coreano.

10. ¿Cuál es tu barrio favorito de Madrid?
Me quedo con La Latina.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Por los pasillos del Metro

La entrada de hoy llega gracias a Angel, autor del blog Scriptoria, que funciona como una una fábrica en la que nos intenta mostrar todo lo que no se puede tocar: recuerdos, cuentos, sueños. Es un lugar altamente recomendable para todos aquellos a los que le guste disfrutar leyendo. Por cierto, si alguno es editor o conoce a alguien que se dedique a ello, Angel en su página os ofrece la novela En ángulo muerto y el cuento titulado El hombre sin tildes.

Por esos pasillos he reído, he corrido, he llorado, he leído, he soñado, he temido...
He mirado a gente guapa, a gente rara, y me han mirado como si fuese extraño, único.
He respirado un submundo literario y real de personajes fascinantes.

He escrito cuentos y párrafos novelescos. Y en siete años de trayectos subterráneos tan sólo la pasada tarde me paré a oír las caricias que le daba una chica a un clarinete mientras apoyaba su espalda en una de las paredes del metro.

Ocurrió así. Así de triste: Yo iba perdido por los pasillos del suburbano, mirando al suelo, y ella se había puesto en una intersección donde apenas pasaba gente, y la música sonaba mientras yo miraba las preocupaciones y la soledad que algunos habían dejado huérfanas en el suelo, a rastras. Pasé de largo.

Unos pasos más adelante paré en seco, me di la vuelta y la miré. Ella seguía tocando. Tocaba como si hubiese una multitud enfrente. No me pregunté si era guapa, si era extraña. Sólo la miré. Y recordé que nunca le había dado nada a los músicos del metro. Cerré los ojos y por debajo de ellos, a oscuras, pasaron todos ellos tocando sus instrumentos.

Me lamenté en silencio.
Desanduve mis pasos hasta donde estaba la chica y le di algo por todos esos años.
Ella paró de tocar el clarinete y me dedicó una sonrisa. Luego di unos pasos hacia atrás y ella continuó dándole caricias a su instrumento.
Y esa fue la historia más triste que me ha pasado en mucho tiempo.