domingo, 31 de julio de 2011

Una puerta con mucho arte

Esta foto está tomada en la calle de El Escorial.


viernes, 29 de julio de 2011

Las prioridades en el amor

Para aquellos que sólo pasáis por aquí os dejo con otro de los microrrelatos que he colgado en mi otro blog. Como siempre, está contado En 99 palabras

Aquella mañana, cansados de cruzar miradas en el tren, Silvia y Jorge, decidieron que era el momento de viajar y sentir juntos. De ahí surgió un amor intenso al que trataban como si fuera un hijo, criándolo sano y robusto. Cuando Silvia se quedó embarazada ese hijo pegó el estirón.

Aunque al nacer Alfonso decidieron entregarse por igual, el recién llegado fue ganando terreno lentamente. Después llegaron Claudia, Lorena y la evidencia de que el desdén por el primogénito crecía exponencialmente. Hace meses le echaron de casa pero han decidido darle otra oportunidad. Jorge con Mónica, Silvia con Julián.



miércoles, 27 de julio de 2011

Llorar en Madrid

"Escribir en Madrid es llorar, es buscar voz sin encontrarla, como en una pesadilla abrumadora y violenta."

Mariano José de Larra, escritor

lunes, 25 de julio de 2011

Ajipedobes

A principios del siglo XIX era de dominio público el trío formado en la cúpula de la monarquía española por Carlos IV, su esposa María Luisa de Parma y el valido Godoy. Estos supuestos amoríos de la Reina con Godoy provocaron la propagación de todo tipo de coplillas. En algunas de éstas aparecía una palabra que si la buscas en los diccionarios no encontrarás: ajipedobes. Si quieres saber qué significa dicha palabra puedes leer la siguiente coplilla:

Mi puesto de Almirante
me lo dio Luisa Tonante,
Ajipedobes la doy
Considerad donde estoy.
…Tengo con ella un enredo,
soy yo más que Mazarredo.
…Y siendo yo el que gobierna,
todo va por la entrepierna.


Parece ser que el futuro Fernando VII, por entonces príncipe de Asturias, fue, junto al duque del Infantado y el conde de Montijo, uno de los encargados de propagar estas letras, además de estampas pornográficas en las que aparecía su madre junto a Godoy. Si aún no has comprendido lo que son los ajipedobes, aquí tienes otra de esas coplillas:

Entró en la Guardia Real
y dio el gran salto mortal.
Con la reina se ha metido
y todavía no ha salido.
Y su omnímodo poder
viene de saber... cantar.

Mira bien y no te embobes,
da bastante ajipedobes.
Si lo dices al revés,
verás lo bueno que es.
Y como el ingenio aguza
le hace duque de la Alcuza.

Como miró por su casa,
fue príncipe de la Pasa.
Que a España e Indias gobierna
por debajo de la pierna.
Es un mal bicho al que al cabo
habrá que cortar el rabo.

La realeza te hizo
muchos favores
y tu sólo le diste
ajipedobes.
Anda, Luisa,
pronúncialo a la contra;
verás qué risa.


Supongo que ya no habrá duda alguna. Pues bien, mientras nuestros mandamases se entretenían en malmeter y bienmeter, según a lo que nos refiramos, Napoleón prefería irse adueñando de todo lo que tenía a su alcance y así acabó poco después todo. En fin, cada uno tiene los gobernantes que se merece, o no.



sábado, 23 de julio de 2011

El hijo de la lavandera

Dos fotos para comprobar cómo cambia la vida, por suerte en la mayoría de los casos para bien. Acompañan a estas dos fotos del río Manzanares un microrrelato de Ana María Matute.


El hijo de la lavandera
"Al hijo de la lavandera le tiraban piedras los niños del administrador porque iba siempre cargado con un balde lleno de ropa, detrás de la gorda que era su madre, camino de los lavaderos. los niños del administrador silbaba cuando pasaba, y se reían mucho viendo sus piernas, que parecían dos estaquitas secas, de esas que se parten con el calor, dando un chasquido. Al niño de la lavandera daban ganas de abrirle la cabeza pelada, como un melón-cepillo, a pedradas; la cabeza alargada y gris, con costurones, la cabeza idiota, que daba tanta rabia. Al niño de la lavandera un día le bañó su madre en el barreño, y le puso jabón en la cabeza rapada, cabeza-sandía, cabeza-pedrusco, cabeza-cabezón-cabezota, que había que partírsela de una vez. y la gorda le dio un beso en la monda lironda cabezorra, y allí donde el beso, a pedrada limpia le sacaron sangre los hijos del administrador, esperándole escondidos, detrás de las zarzamoras florecidas."

jueves, 21 de julio de 2011

La calle más corta de Madrid

Si hace un tiempo publiqué una entrada en la que, con algo de humor, os mostraba la que era considerada por algunos la calle más larga de Madrid, hoy os dejo con esta otra entrada en la que aparece la más corta. Si os fijáis en la foto, la extensión de la calle es la misma que la del edificio que aparece detrás del puesto de periódicos.

"La calle más corta de la ciudad se llama Rompelanzas y se sitúa entre las calles Carmen y Preciados. Para construirla hubo que derribar unas casas que estaban en ruinas con el objetivo de abrir otro camino que condujera a la Iglesia del Carmen Calzado. En ese entonces, finales del siglo XVI, la calle Rompelanzas era bastante más estrecha que ahora, tanto que el primer carruaje que la atravesó apenas cabía y por ello, al pasar, se le quebró una lanza. El carruaje en cuestión pertenecía al corregidor Luis Gaitán de Ayala, el mismo que había ordenado el derribo de las casas. A raíz de la anécdota la calle empezó a conocerse con el nombre que ahora lleva"


* Como excepción a lo que siempre hago, en este caso la entrada no es mía sino que está copiada íntegramente de la guía Madrid insólita y secreta que su autora Veronica Ramírez Muro ha tenido la gentileza de hacerme llegar a mi casa. Estas guías de la editorial Jonglez están escritas por los habitantes de las ciudades y se dirigen tanto a los turistas como a los propios habitantes. Desconozco cómo serán las de otras ciudades pero ésta os puedo asegurar que es totalmente recomendable.

martes, 19 de julio de 2011

Hambre

Para hoy os dejo con esta entrada publicada hace unos días en mi otro blog. Como siempre este microrrelato está contado En 99 palabras.

EnlaceDespués de muchas horas, con tocino y un chusco de pan, dos naranjas son su merienda-cena. Antonio cree que son mandarinas pero su madre asegura que son naranjas. La guerra continúa y con ella el racionamiento, la miseria y el hambre.

Cuando está a punto de llorar, por el dolor que le corroe el estómago, oye unos pasos. Al volverse ve a Lucio, con el abdomen hinchado y los ojos como platos, recogiendo las cáscaras, que casi sin pasar por sus manos, devora con ansia. Entonces es cuando, tras mirar la naranja que aún le queda, rompe a llorar.

* En este caso, para variar, la foto no es mía sino que está tomada de la red.


jueves, 14 de julio de 2011

Ir de trapillo

El origen de esta expresión hay que buscarlo en el siglo XVII. Por aquel entonces se celebraba la festividad de San Marcos, el 25 de abril, con una romería en la antigua Puerta de Fuencarral. La romería se llamaba del Trapillo porque a ella acudían los haraposos, mendigos y desastrados de la Villa, para solicitar limosna a las familias más acomodadas. Según se cuenta "los nobles iban a ver el trapo de la nobleza y los desheredados a orearlo".

Con el tiempo la romería fue ganando popularidad entre la gente más llana que fueron haciéndose los dueños de la fiesta. Esto llegó hasta el punto de que los más acomodados empezaron a disfrazarse con ropas más humildes para poder mezclarse con los pobres y disfrutar de las fiestas. Así llegó el momento en el que, a diferencia de lo que siempre sucede, en esta fiesta se competía por llevar las peores ropas.

La fiesta se perdió cuando la romería se convirtió en una simple excusa para que todos los que a ella acudían se cogieran unas borracheras de escándalo. Lo que no se perdió fue la expresión que pasó a ser utilizada por muchos ricos venidos a menos para intentar justificar algunas situaciones embarazosas para ellos. Si alguna vez eran vistos por otras personas se justificaban diciendo hoy es que he salido de trapillo.


lunes, 11 de julio de 2011

En Madrid como en Baden Baden

«Madrid, en verano, con dinero y sin familia, Baden Baden... si no fuera por el frío que viene por las noches».

Baden Baden es una ciudad balnearia de la Selva Negra alemana que alcanzó gran fama como destino de vacaciones en el siglo XIX y este dicho, adjudicado al Marqués de la Valdavia, se hizo famoso hace años en la capital.

Se aplicaba sobre todo a los llamados "rodríguez", padres de familia que tenían que quedarse en verano a trabajar y mandaban a la familia a la playa o al pueblo. Se suponía que gracias a esa libertad podían campar a sus anchas por las noches capitalinas buscando consuelo en los brazos de alguna madrileña o turista (o madrileño, según gustos) con ganas de pasárselo bien.

No sé cómo andarán tus relaciones de pareja pero si el asunto está un poco frío supongo que, aunque ya ha quedado casi en desuso eso de los rodríguez, en Madrid podrás seguir encontrando mujeres u hombres que puedan consolar tus "duras" noches de soledad.


sábado, 9 de julio de 2011

Las llaves de San Pedro

Revisando fotos en el ordenador me encontré con ésta, que está tomada en El Rastro. Curiosamente acababa de leer este microrrelato de Juan José Arreola y me preguntaba si pudiera ser que éste el hombre que tuviera la solución. Nunca se sabe.

Juan José Arreola
De L´Osservatore
A principios de nuestra Era, las llaves de San Pedro se perdieron en los suburbios del Imperio Romano. Se suplica a la persona que las encuentre, tenga la bondad de devolverlas inmediatamente al Papa reinante, ya que desde hace más de quince siglos las puertas del Reino de los Cielos no han podido ser forzadas con ganzúas.

jueves, 7 de julio de 2011

La casa de los falos

Desde tiempos remotos la representación del falo en distintas formas artísticas ha sido una constante. Es posible que si ahora pensamos en esculturas fálicas pensemos en culturas precolombinas, pero no es necesario que retrocedas tanto. En el número 12 de la calle Montserrat, una bocacalle de la calle San Bernardo puedes disfrutar de esa cultura fálica. No hace falta que visites ninguna casa en especial, simplemente párate frente a la fachada y mira. En ella encontrarás tres parejas de falos, una por piso, junto a otro tipo de símbolos.

Pudiera pensarse que el arquitecto fuera un innovador de la última hornada y sin embargo la casa está construida en el año 1912. El encargado de realizarla fue Arturo Pérez Merino a petición de Luis Navarrete, promotor de la época. La idea era construir "edificios con un modernismo ecléctico, popular y barato, en viviendas de clase media; tenía pocos recursos, pero un estilo muy imaginativo y personal"

Arturo Merino tiene otras obras destacadas en la capital, una de ellas en el 96 de la calle Hortaleza y la otra en el 4 de Don Pedro. Parece ser que es un arquitecto que no se dio mucho a conocer entre los compañeros de la época y que se caracterizaba por intentar realizar siempre cosas que se salieran un poco de los cánones establecidos. Hay quien dice que podría interpretarse que esos dibujos no fueran penes pero creo que no hace falta haber visto muchos para saber la realidad. Yo os dejo unas fotografías de la fachada y vosotros diréis.

Si queréis saber más sobre esta casa visitad el siguiente enlace de El País.

martes, 5 de julio de 2011

Recuerdos de la Feria


Para empezar la semana os dejo con este microrrelato, ya publicada en mi otro blog. Como siempre, esta escrito en 99 palabras.

Tras secarse el sudor tomó la escopeta, tragó saliva y apuntó. Sacó ligeramente la lengua, apretó el gatillo y rápidamente agotó los tres disparos que le correspondían. Separó la escopeta del rostro y vio que por primera vez en su vida había acertado. Entonces se acordó de su padre y de las muchas tardes que habían pasado en la feria intentando abatir aquellos muñecos que salían con una diana delante. Su cara se llenó de lágrimas cuando comprendió que su infancia ya había quedado muy atrás. Hoy los muñecos, al caer, dejaron la tapia del cementerio teñida de sangre.

sábado, 2 de julio de 2011

Los jardines del Palacio de Buenavista

El jueves, de casualidad, pude entrar a ver los jardines del Cuartel General del Ejército de Tierra (el Palacio de Buenavista) ya que actualmente hay una exposición de unos Premios de pintura y fotografía relacionados con el Ejército. Os recomiendo a todos aquellos que os deis una vuelta por Cibeles estos días a que paséis y los veais ya que es un sitio con bastante historia (¿verdad Casa de Alba?) y que normalmente no puede ser visitado.

La primera foto, y las tres últimas son de algunos de los cuadros que hay allí expuestos, mientras que las otras tres están tomadas en los jardines.