domingo, 15 de junio de 2008

El reloj de sol de Sombrerete

Desde tiempos inmemoriales se ha medido el transcurrir del tiempo en base al movimiento del sol. De hecho, más de uno de los que lea esta entrada habrá cogido alguna una vez un palo y habrá intentado a su manera saber cuál era la hora solar en ese momento. En Madrid hay cerca de cincuenta relojes de sol, sin contar los palos de cada uno, diseminados por los más variopintos lugares.

Hoy traigo aquí el reloj que se puede contemplar en la calle Sombrerete, en pleno barrio de Lavapiés. Situado en la fachada de la Casa de la Vela, y ocupando casi la totalidad de las cinco plantas de la misma, se puede ver un reloj cuyo gnomon parte del dibujo de una mujer que se encuentra asomada a un balcón tendiendo la ropa. El reloj que le está indicando a la señora las horas que van desde la cinco de la mañana hasta las cinco de la tarde, aparece adornado con distintos símbolos, y una paloma.

Bajo el reloj hay una inscripción que nos indica su origen: “CASA DE LA VELA Que el arquitecto Javier de la Vega Regatillo, enderezó y restauró a instancias de la E.M.V del Ayuntamiento de Madrid. Esta pintura-reloj solar se comenzó el día 13 de mayo dándose por terminada el 8 de julio de 1985 y se dedica a los vecinos de Embajadores. Aragonés”.

17 comentarios:

  1. Lo he visto, siempre me ha gustado especilamente, quizás porque los relojes de sol, tienen ese aire de antiguo de lo que era todo antes del progreso del hombre.

    Ahora la tecnología nos hace olvidar lo bello de antaño.

    Bs

    ResponderEliminar
  2. Pues es precioso, me gustó mucho. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Sabes?

    Mi abuela es de Sonseca, Toledo, bueno mi bisabuela...

    Cuando se quedó viuda se tuvo que ir del pueblo a Madrid, a trabajar, ya sabes, tiempos duros...

    Vivió en Lavapies, donde nació mi abuelo...

    Vivió en la calle del Sombrerete... aquí estamos mi madre y yo muertas de risa viendo una calle que es importante en la historia de nuestra familia!

    Mil besos

    ResponderEliminar
  4. Después de los exámenes creo que voy a usar tu blog como guía de Madrid para fardar ante una amiga de fuera.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hace como cuatrocientos años que no paso por esa calle.
    Motivo justificado para programar un paseíllo es el reloj de marras.
    Pero cuando haga sol seguro en este desconocido Madrid con nubes a mitad de junio.
    Es que ¡Hay que fastidiarse con el clima!

    ResponderEliminar
  6. Me gustan los relojes de sol, aunque corren malos tiempos ahora para ellos, con esta extraña primavera.
    Cuánta ignorancia la mía, no sabía que hubiese tantos en Madrid, sin contar los palos de cada uno, me ha hecho gracia, pondré uno en alguna maceta.
    Por Lavapiés voy bastante últimamente, lo miraré con detenimiento la próxima vez.
    He ampliado las fotos, son muy bonitas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Añil tu foto, añil la obra y añil color del cielo y del mar... Qué bella foto. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Siempre me gustaron los relojes de sol. Un amigo me regaló uno y lo tengo colocado en el patio...

    Saludos, Miguel.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡ MUY BELLO¡¡

    ME HA GUSTADO MUCHO

    ResponderEliminar
  10. Mira que he visto mil veces esa pared, la señora asomada al balcón pero... no me había fijado que era ¡un reloj de sol!. Gracias de nuevo por mostrarnos estos rincones. Se me ocurre que podrías hacer una selección de tranpantojos -se dice así verdad?- en Madrid. Es una sujerencia na mas :o)
    Beso

    ResponderEliminar
  11. hay otro reloj de sol cerca de la Puerta de Toledo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pero cómo es posible que haya pasado mil veces por ahí, e incluso haya tomado algo en esa terraza y no recuerde el reloojjj??? Iría mirando al suelo, no me lo explico.
    Muchas gracias por abrirme los ojos.

    Oye bonito premio ese que te han dado ;-)

    ResponderEliminar
  13. La pena de los relojes de sol es que con los malditos cambios de hora nunca se puede atinar la misma.

    Os recomiendo también los relojes de la Colonia Moscardó en el barrio de Usera, son algo especial y la colonia en sí también tiene su encanto.

    Saludos, Ignacio

    ResponderEliminar
  14. Buen rincón, habrá que ir sin prisas y sin mirar tanto al suelo para disfrutar de las maravillas de esta ciudad.

    ResponderEliminar
  15. Miguel, ¿que tal? cuando estaba en el post anterior al tuyo, ya estaba pensando con que nos sorprenderias hoy, a mí en este caso.

    Has puesto un reloj precioso, como vamos corriendo por el mundo y casi todo nos pasa desapercibido..

    Yo solo conocía uno que esta en Puerto del Rosario (Fuerteventura), esta hecho de hierro y puesto en una raqueta en la entrada principal, cerca del puerto, el anagrama principal es una cabra.

    Hsta la próxima haber que encuentras... recibe un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  16. pues yo, la verdad, nunca consigo saber la hora... siempre recurro al de la puerta del Sol...je
    bonitos posts, hacen que mis paseos por Madrid sean distintos desde que paseo por tu blog
    besos

    ResponderEliminar
  17. Yo vivo en esa cass, y no todo es lo que parece. La restauracion de la pintura del reloj ha sido pagada en su gran parte gracias a los vecinos,dado que nadie se ha tomado la molestia ni siquiera de mantener en buen estado la misma desde que su autor la realizo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

DIME QUE PIENSAS