miércoles, 16 de enero de 2013

La leyenda de la calle de los Mancebos

(Todas las fotos de esta entrada están tomadas en esta calle)

La llamada Calle de los Mancebos se encuentra en el barrio de La Latina, y va desde la Costanilla de San Andrés hasta la calle de la Morería. Hay quien cuenta que el nombre de la calle se debe a que a este lugar daban los aposentos de los pajes del marqués de Villafranca, hoy sede de la Real Academia de Ingeniería.


Sin embargo hay otra leyenda que cuenta una historia mucho más jugosa sobre el nombre de la calle. Esta otra dice que el nombre se le dio en memoria de los dos jóvenes que aquí fueron ejecutados tras ser declarados culpables de la muerte del rey Enrique I de Castilla, hijo de Alfonso VIII, que había subido al trono con 11 años. 


Parece ser que el 6 de junio de 1217 estaba el rey, que entonces contaba con 13 años, jugando en el patio del palacio episcopal de Valencia y de repente cayó una teja desde la torre y le mató. Deprisa y corriendo se acusó a dos jóvenes de haber arrojado la piedra por lo que se les apresó y se les trajo a Madrid donde se les encerró en la torre de la casa de los Laso de Castillo. Posteriormente fueron degollados en la actual calle de los Mancebos, y finalmente fueron enterrados en la Iglesia de San Andrés. 


Debajo de este párrafo  se puede apreciar parte de la muralla cristiana de Madrid edificada entre los siglos XI y XII, una vez que la villa pasó a la Corona de Castilla. Fue construida como una ampliación del primitivo recinto amurallado (siglo IX), de origen musulmán, para dar cabida a los nuevos barrios surgidos tras la Reconquista. Con el establecimiento de la Corte en 1561, quedó en desuso, demoliéndose prácticamente en su totalidad. Los restos se encuentran en los números 3 y 5 de esta calle de los Mancebos.




9 comentarios:

  1. Me quedo con la segunda historia, que, como bien dices, es mucho más jugosa. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Tras los dos errores anteriores espero que ahora sí que aparezca mi comentario. Hacía referencia en él a que la muerte de Enrique I no tuvo lugar en el palacio episcopal de Valencia, sino en el de Palencia.

    ResponderEliminar
  5. La casa de mis abuelos era el numero 3

    ResponderEliminar
  6. La casa de mis abuelos era el numero 3

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

DIME QUE PIENSAS