domingo, 3 de febrero de 2008

¿Dónde está Velázquez?

¿Dónde está Velázquez? Esa era la pregunta que hace unos nueve años más se hicieron los encargados de la búsqueda del genial pintor sevillano. ¿Qué pasaba con Velázquez? ¿Por qué se le buscaba? ¿Había desaparecido, o quizás no estaba donde decían que estaba?

La Plaza de Ramales debe su nombre a un pueblo de Cantabria, escenario de una de las batallas carlistas más célebres. Allí, en 1839 se enfrentó el general Espartero al ejército carlista del general Maroto. El enfrentamiento se saldó con la derrota de este último lo que precipitó el final de la primera Guerra Carlista, escenificado mediante la firma del Convenio de Vergara, concluido en agosto de 1939.

Antiguamente se encontraba en esta plaza la iglesia de San Juan, una de las más antiguas de Madrid. Fue en esta iglesia donde Velázquez y su mujer, Juana Pacheco, fallecidos en 1660, fueron enterrados. Se cree que sus vestigios fueron introducidos en la cripta de la iglesia, junto con los cuerpos de otros ilustres de la época, principalmente primogénitos de casas nobles (en ella fue bautizada la infanta Margarita de Austria, hija de Felipe IV).

En 1810, José Bonaparte derribó la iglesia para crear zonas espaciosas en los alrededores del Palacio Real. Como los trabajos de demolición se hicieron a toda prisa, la cripta, según algunas hipótesis, no fue afectada por las obras. Por tanto, debería seguir intacta bajo el pavimento.

En 1999 la Comunidad de Madrid emprendió una labor de búsqueda de la tumba abriendo distintas catas arqueológicas en la plaza para desenterrar la estructura de la iglesia y buscar indicios sobre la posible localización de la lápida del pintor. Se encontró un cuerpo momificado bajo un altar, y en principio se atribuyó a Velázquez, pero después se comprobó que no era así ya que la ropa que vestía la momia no coincidía con la que llevaba el pintor cuando fue enterrado.

La infructuosa búsqueda hizo pensar que los restos del pintor fueron trasladados antes de la demolición de la iglesia. Parece ser que había un acta que recogía el traslado del cadáver al convento de la Inmaculada de San Plácido, en la calle de San Roque de la capital. En este convento, bajo el altar de la Capilla de la Inmaculada Concepción, se descubrió de forma fortuita en 1994 la momia de un caballero de la orden de Santiago con espada y sombrero, en un féretro en terciopelo negro, tachonado, tal y como describieron el atuendo y el féretro de Velázquez las crónicas de la época. Junto a él se encontró el cuerpo de una mujer.

Sin embargo, a día de hoy, todavía es una incógnita el paradero de los restos de Velázquez. Es posible que hubieran sido mezclados durante las excavaciones realizadas en otros tiempos, perdidos en la destrucción del templo bajo la ocupación francesa, o vete a saber qué pasó.

Lo único que queda de la investigación han sido los vestigios arqueológicos descubiertos que han quedado expuestos al público, aunque la verdad tampoco es nada del otro mundo. En fin, que Velázquez tendrá que seguir esperando, mientras que los demás nos conformaremos con disfrutar de sus pinturas, que yo creo es mucho más interesante.

13 comentarios:

  1. Wow!! Veo que no soy la única enamorada de Madrid!! :)


    Me gustan las fotos

    ResponderEliminar
  2. "Allá donde se cruzan los caminos,
    donde el mar no se puede concebir,
    donde regresa siempre el fugitivo,
    pongamos que hablo de Madrid"


    Genial Sabina ;)

    Felicidades por el blog, Valeria, y mucha suerte en la blogosfera madrileña.

    Un saludo,
    Aalto

    ResponderEliminar
  3. ... y enhorabuena por la peque ;)

    ResponderEliminar
  4. Siempre nos quedaran sus obras.Mi pintor favorito.Gracias por tu visita y por mostrarme tu blog.

    Te invito a ver, mi otro espacio
    http://vivalavapies.blogspot.com/

    salu2

    ResponderEliminar
  5. Desde mi blog: Reflexiones al desnudo
    Lindas imágenes desde Madrid. Lo relevante no es dónde está, sino la huella que dejó en vida.

    Te dejo besitos amistosos desde Colombia!

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas las foto y felicidades por animarte a iniciar tú blog.
    un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me gusta perderme entre los rincones de Madrid aunque coincido con el maestro Sabina sobre todo en los cuatro últimos renglones.

    Mi enhorabuena por tu blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Miguel por pasar por mi blog.
    Agradezco tu comentario y me alegra que te haya gustado lo que escribo.

    Bellas fotografías de Madrid, realemnte muy interesante tu blog.

    Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  9. no te olvides de Las fábulas de Velázquez que están preciosas en las nuevas salas de El Prado

    ResponderEliminar
  10. Aquí he vivido aquí quiero quedarme.. pongamos que hablo de Madrid;) me gusta Sabina, y Madrid.. uff ya te lo dije, me encanta
    Enhorabuena por tu blog Miguel, bienvenido a este mundillo!

    Besos con sal.. como dice Sabina;)

    ResponderEliminar
  11. Hola! he encontrado tu blog por casualidad, pero de verdad que es uno de los mejores blogs que he visto. Me parece muy interesante. Me encanta Madrid, y creo que las cosas que cuentas la gente no las suele conocer, pero son de lo más curioso. Yo soy estudiante de turismo y todas estas cosas me encantan, y aún más si son de mi ciudad. Un saludo, y enhorabuena por tu blog. De verdad que merece muchísimo la pena!!

    www.madrid2m16.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. hola miguel...

    dejame felicitarte ya k tu casa, es interesante...si señor...

    España me gusta muchisismo, pero mas los hombres españoles, es k son bien chuloss los condenados... jejeje tu perdonaras mi atrevimiento... pero son lindos...

    con respecto a madrid, visitare cuantas veces me sea posible para saber mas de esta bella ciudad... y coincido es curiosidad saber donde quedaron los restos de velazquez? pero hay k disfrutar las bellezas k dejo... eso es de apreciar...

    nos leemos... un abrazote desde mexico... muackk

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena por el blog. Es muy interesante y didáctico. Espero sigas incluyendo contenidos. A modo de anécdota, te comento que al ver la plaza de Ramales he recordado el salvaje atentado perpetrado allí el 29 de julio de 1994 en el que murieron 3 personas. Una de ellas, mi primo. Saludos.

    ResponderEliminar

DIME QUE PIENSAS