miércoles, 27 de febrero de 2013

El café de recuelo y la prohibición de la sacarina

A finales del siglo XIX y comienzos del XX, se hizo muy popular en los cafetines de los barrios bajos de Madrid el consumo del llamado café de recuelo que recomendaba don Latino a Max Estrella en “Luces de Bohemia” (“Un café de recuelo te integra”). Se trataba de un café preparado con los restos de otro café anterior, que eran vueltos a cocer.

Normalmente este café, en muchos casos de color indefinido, era acompañado de leche de oveja muy aguada. A pesar de su poco carácter alimenticio este café era autorizado por las autoridades ya que se vendía a un precio muy bajo, acorde con su calidad.


(Imagen tomada del periódico "El Liberal": 26 de mayo de 1894)


El 3 de agosto de 1903 se publicó una real orden que regulaba el consumo de este café. En ella se decía que los posos debían emplearse el mismo día en el que se hacía la infusión primera, y que nunca debería cocerse más de una vez. Destacaba otra de las disposiciones de esta real orden que decía: “Que el resultado de la cocción del residuo del café se mezcle con leche y azúcar, y en modo alguno con sacarina.” Y es que el empleo de este edulcorante estaba entonces muy perseguido por el Laboratorio municipal, y era común leer en la prensa de la época la detención de los dueños de algunos cafetines por “emplear la perjudicial sacarina en la elaboración del recuelo”


lunes, 25 de febrero de 2013

Desnuda en la pecera


Cuando las luces se apagan, y la sala queda a oscuras, comienza su ritual. Primero se retoca el pelo y después va limpiándose la cara, los brazos, el pecho, las piernas, dejando para el final culo y pubis. Cuando al fin se siente limpia, espera a que las horas pasen y vuelvan a abrirse las puertas. Entonces se tumbará en escorzo, haciéndose la dormida, e intentará disolverse en la piedra mientras aguanta otro día más el manoseo de la clientela que disfruta de su cuerpo marmóreo e inerte saboreando un café en “La pecera” del Círculo de Bellas Artes. 

Para aquel que no sea de Madrid, o no conozca el Círculo de Bellas Artes le recomiendo este enlace para que pueda entender mejor el microrrelato. Me queda pendiente otra entrada para contar la historia de esta estatua.


miércoles, 13 de febrero de 2013

Modelos en el balcón



Las fotos de los maniquíes en el balcón están tomadas en la Plaza de San Miguel, junto al mercado del mismo nombre.



lunes, 11 de febrero de 2013

Señoritas adineradas buscan esposo

Os dejo con esto publicado en el periódico Crónica el 16 de diciembre de 1934. El que haya buenas o malas intenciones en el anuncio lo dejo a interpretación de cada uno.


DESEAN CASARSE...
Viuda, 24 años, mejicana, eleante e instruida y 190.000 duros, y señorita 17 años, 96.000 duros, con caballeros españoles, honestos, aunque no tengan fortuna. dirigirse (con sello 30 céntimos respuesta): Filial New York (Oporto).


domingo, 10 de febrero de 2013

Número 13 de Cuentos para el Andén

Ya llegó el nº 13 de Cuentos para el andén, tu revista gratuita de relato breve. App de Apple y pdf aquí: http://www.grupoanden.com/14022/index.html . Muy pronto en Android. A disfrutar.


sábado, 9 de febrero de 2013

Ya está aquí el Carnaval


La segunda y la tercera foto son de la tienda "Maty", una de las tiendas de vestidos y disfraces más antiguas del centro de Madrid, mientras que la primera está tomada en la tienda de chinos que hay justo enfrente.



viernes, 8 de febrero de 2013

La sutil diferencia entre los diamantes y la mierda


(La foto está tomada en la calle Mesón de Paredes)

"del diamante no crece nada
de la mierda nacen las flores..."

Ahí queda eso. Y a ver quién le lleva la contraria.


martes, 5 de febrero de 2013

Las primeras multas de tráfico a los peatones

(La foto está tomada del periódico "Mundo gráfico", y está tomada en el centro de Madrid)

En 1935 el Ayuntamiento de Madrid decidió, mediante un bando, que era conveniente regular la circulación en la capital en lo relativo a los peatones. Hasta ese momento la gente cruzaba por donde quería y no había nada que lo impidiera. En mayo se comenzó a aplicar dicho bando que decía que el peatón solo podría cruzar las calles de tráfico intenso por los sitios marcados, teniendo multa de entre veinticinco y cincuenta céntimos todo aquel que desobedeciera esta orden será multado. La cuantía de la multa dependía de la clase social del infractor, y era el propio guardia de tráfico el que debía decidir según el aspecto del transeúnte qué castigo monetario debía poner.


El primer día que entró en vigor la norma los altercados se sucedieron ya que la gente, a pesar de ser una cantidad insignificante, se resistía a pagar. Poco a poco la indignación se convirtió en motivo de guasa ya que las calles más céntricas comenzaron a llenarse de gente que esperaba en las aceras a que algún peatón despistado fuera cazado. Según cuentan los periódicos de la época los primeros días los guardias acababan con sus talonarios hasta que poco a poco la gente se fue concienciando y circular por Madrid, respetando los semáforos, comenzó a hacerse norma habitual.


viernes, 1 de febrero de 2013

El jardín de las tortugas



"En el interior de la Estación de Atocha hay un estanque con un jardín natural donde hay tortugas. Es increíble que estos animales salvajes estén en una estación al lado de gente que entra y sale. Nunca había visto tortugas y me siento como una de ellas porque vivo en un microcosmos al margen de la realidad."

Leo Bassi, actor.